Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar

Causas de la infertilidad masculina

11-12-2020
Causas de la infertilidad masculina

Comúnmente, el término infertilidad engloba dos conceptos diferentes como son la esterilidad y la infertilidad. La esterilidad se define como la imposibilidad para lograr un embarazo a pesar de tener relaciones sexuales frecuentes y sin métodos anticonceptivos durante al menos un año (o medio año en el caso de mujeres de más de 35 años). En cambio, la infertilidad se define como la imposibilidad de lograr que un embarazo llegue a término, es decir, de tener un bebé sano. Ambos trastornos son un problema común, ya que afectan a un 17% de la población o, lo que es lo mismo, 800.000 parejas a nivel español. La infertilidad afecta por igual a hombres y a mujeres. De hecho, se estima que el 40% de la infertilidad son por causas de origen masculino, otro 40% por causas femeninas y un 20% de origen desconocido.

Las causas más frecuentes de infertilidad masculina son las que afectan a la producción y calidad de los espermatozoides, pero puede surgir también por desequilibrios hormonales, obstrucción o ausencia de los conductos implicados en el recorrido del semen durante el eyaculado, así como por la presencia de enfermedades de transmisión sexual, el estilo de vida o la edad.

 

Causas genéticas de la infertilidad masculina

El 30% de las causas de infertilidad son de origen genético y se deben a alteraciones en la estructura o secuencia del ADN, dando lugar a anomalías numéricas o estructurales de los cromosomas o a mutaciones en uno o más genes de nuestro genoma. La infertilidad masculina de origen genético no suele provocar otros síntomas más allá de los problemas para conseguir un embarazo, por lo que la única manera de confirmar el diagnóstico es mediante un test genético que analice las causas más comunes:

  • Microdeleciones del cromosoma Y: se trata de pequeñas pérdidas de material genético en el cromosoma Y que provocan un déficit en la producción de espermatozoides y, por lo tanto, infertilidad. Es la causa genética de infertilidad más frecuente.
  • Mutaciones en el gen de la fibrosis quística (CFTR): las mutaciones en este gen provocan una ausencia de los conductos deferentes en el aparato reproductor masculino, impidiendo que los espermatozoides puedan salir por la uretra con el eyaculado. Se estima que la frecuencia de hombres portadores de mutaciones en este gen se eleva hasta 1/50.
  • Síndrome de Klinefelter: mediante un simple cariotipo (conjunto de cromosomas de una célula ordenados según su morfología y tamaño) puede detectarse este síndrome, causado por la presencia de un cromosoma X extra (XXY) y que afecta a 1 de cada 660 hombres. Como consecuencia, estos pacientes no producen espermatozoides o presentan una muy baja producción de los mismos y, por lo tanto, tienen problemas de fertilidad. Se estima que el 20% de los pacientes afectados por esta enfermedad presentan Síndrome de Klinefelter en mosaico, lo que significa que algunas células de su cuerpo son normales, mientras que a otras les sobra un cromosoma X. En estos casos los signos son más leves y son pacientes que suelen enterarse de su condición en la edad adulta al tener problemas de fertilidad.
  • Hombres con un cromosoma Y extra: aunque estos hombres pueden presentar un valor de espermatozoides normal, sus espermatozoides suelen tener anomalías cromosómicas con lo que estos individuos también manifiestan signos de infertilidad. Como en el caso anterior, estos pacientes suelen diagnosticarse en edad adulta mediante la realización de un cariotipo.

 


Infertilidad masculina causada por enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones causadas por bacterias, virus u hongos que se transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual y que pueden ser la causa de problemas de fertilidad tanto en mujeres como en hombres. En los hombres, las ETS pueden provocar inflamación de los testículos, la próstata o la uretra, pudiendo obstruir los conductos seminales, alterar el pH del semen o provocar la aglutinación de espermatozoides. Además, los microorganismos responsables de la infección pueden afectar directamente a los espermatozoides, afectando a su calidad, movilidad y cantidad. Al igual que ocurre en las mujeres, las infecciones causadas por clamidia, gonorrea, y micoplasma son las tres ETS más frecuentes que producen daño en el aparato reproductor masculino y provocan problemas de fertilidad.

 

 

Conocer la causa de la infertilidad es útil para acceder a tratamientos efectivos o escoger, si es necesario, la técnica de reproducción asistida más conveniente en cada caso. ADN Institut ofrece un test genético que permite identificar la causa de la infertilidad en la pareja: ÒptimaTest FERTILITAT. Este test analiza las causas genéticas más frecuentes de infertilidad masculina y femenina, a la vez que permite identificar si existen enfermedades de transmisión sexual que puedan afectar a su fertilidad.

 

¿Quieres conocer más sobre ÒptimaTest FERTILITAT? Clica aquí.