Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
ADN Institut centro de genética

¿Cómo funcionan los test de detección de coronavirus?

16-04-2020
¿Cómo funcionan los test de detección de coronavirus?

Actualizado 03/11/2020

"Test, test, y más test", esto es lo que anunció el pasado 16 de marzo el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa sin periodistas en la que pidió a los países realizar pruebas masivas de detección de COVID-19 a todos aquellos pacientes con síntomas, pero recordando también que el virus puede contagiarse estando asintomático. Insistió también en que la manera más efectiva de controlar la pandemia es romper la cadena de transmisión y que la herramienta clave para identificar nuevos casos son los test de diagnóstico. Un mes más tarde de las declaraciones de Adhanom Ghebreyesus, España aún no cumple con el criterio de la OMS ya que sólo realiza test a aquellos pacientes con infecciones respiratorias graves o a personal sanitario y a profesionales de servicios esenciales. En este sentido, y para cumplir con los criterios para salir del confinamiento, será necesario aumentar la capacidad de realizar test de diagnóstico y además éstos tendrán que ser accesibles de manera generalizada a toda la población. Pero cuando hablamos de test de diagnóstico para la COVID-19, en realidad estamos hablando de tres test diferentes, cada uno con unas características y funciones distintas. ¿Sabemos en qué consisten, como funcionan y a quién va destinado cada uno de ellos?

 

TEST DE LA PCR

Este test lleva el nombre de la técnica que se usa para llevarlo a cabo: la reacción en cadena de la polimerasa, o PCR de sus siglas en inglés. Se trata de una metodología muy potente usada de manera rutinaria en todos los laboratorios de genética y biología molecular para detectar material genético (ADN o ARN) de bacterias o virus (o de cualquier otro organismo) a partir de una cantidad pequeña de muestra. En el caso del coronavirus SARS-CoV-2 lo que se detecta son regiones de ARN de su genoma, donde almacena la información necesaria para poder infectar y replicarse dentro de nuestras células del tracto respiratorio. Cuando una persona se infecta, el virus empieza a multiplicarse por lo que la cantidad de su genoma en nuestras células es cada vez mayor. En este sentido, mediante el test de la PCR puede determinarse si hay presencia o no del virus, pero además puede cuantificarse la cantidad de ARN presente en la muestra tomada del paciente. Se trata de una prueba muy sensible que puede detectar cantidades muy pequeñas de material genético por lo que puede usarse de manera precoz, incluso cuando aún no han empezado los síntomas pero se sospecha que el paciente podría haberse infectado. Sin embargo, una de sus limitaciones es que el test sólo da positivo cuando el virus está presente en el organismo del paciente (unos 14 días), por lo que si esta prueba se realiza una vez superada la infección el resultado de la prueba será negativo, sin dar información sobre si esa persona se infectó en el pasado. Para realizar el test se extrae una muestra de la mucosa nasofaríngea usando un hisopo o torunda que se introduce en la nariz del paciente.

Ventajas:

  • Es el test que tiene mayor fiabilidad
  • Puede detectar la infección cuando aún no han aparecido los primeros síntomas

Limitaciones:

  • Requiere personal cualificado para realizar el test y para interpretar los resultados
  • Demanda muchos materiales, reactivos diferentes y maquinaria específica
  • Sólo puede realizarse dentro de un laboratorio
  • El precio es elevado
  • Protocolo largo, test lento y poco eficaz para hacer test masivos a la población
  • No puede determinar si una persona ha sufrido la infección una vez superada la enfermedad

 

TEST RÁPIDO DE ANTÍGENO

De la misma manera que el test de la PCR, el test de antígeno es también una prueba directa, es decir, detecta directamente si el virus está presente en la muestra o no. Mientras que el test de la PCR identifica la presencia de partes del genoma del virus (ARN), el test de antígeno detecta proteínas fabricadas por el propio virus. Por ejemplo, algunos detectan una proteína llamada proteína S, encargada de formar las espículas en forma de corona que dan nombre a este tipo de virus. De la misma manera que el test de la PCR, requiere de una muestra de la mucosa nasofaríngea y puede realizarse en fase tempranas de la infección, incluso antes que la persona desarrolle algún síntoma. 

Ventajas:

  • Test muy rápido, sencillo y económico
  • Se puede utilizar en fases iniciales de la infección
  • No requiere de maquinaria ni personal muy especializado

Limitaciones:

  • No puede determinar si una persona ha sufrido la infección una vez superada la enfermedad



TEST RÁPIDO DE ANTICUERPOS

Cuando nos infectamos de un virus o de una bacteria nuestro organismo desencadena una reacción inmunitaria contra ese agente extraño, generando anticuerpos para poder atacarlo y combatirlo. Así, mientras el test de la PCR es una prueba directa (detecta el virus), el test de anticuerpos es indirecto, es decir, mide la respuesta en nuestro organismo frente a la infección. Esta respuesta no es inmediata, sino que primero se produce un período de latencia en el que la respuesta inmunitaria aún no se ha activado. Al cabo de unos 5 días, después de
la infección, nuestro sistema inmunitario empieza a producir los primera anticuerpos, llamados IgM, responsables de la respuesta primaria y más rápida. Más tarde, la cantidad de anticuerpos IgM empieza a disminuir, pero aparece otro tipo diferente, las IgG, encargados de la respuesta secundaria, más tardía pero prolongada en el tiempo. Estos anticuerpos crean una especie de memoria en nuestro organismo, para poder estar preparados y responder mucho más rápido contra una nueva infección del mismo patógeno en el futuro. De hecho, las IgG son los anticuerpos que se producen después de que nos administren una vacuna y que nos protegen ante esa enfermedad, nos hacen inmunes. Teniendo en cuenta las peculiaridades de la respuesta inmunitaria, el test rápido de anticuerpos detecta tanto IgM como IgG para así poder diferenciar entre si un paciente se encuentra aún en fase aguda de la infección o bien si se infectó en el pasado y se ha inmunizado contra el virus. Se trata de un test muy rápido y sencillo, que necesita únicamente una gota de sangre del paciente para ponerla en una especie de cassette, similar al de un test de embarazo. Su sencillez y rapidez hace que pueda realizarse en cualquier sitio y que los resultados puedan comunicarse de inmediato al paciente. Este tipo de test será clave en la desescalada del confinamiento, ya que es el único que detecta quién ha pasado la COVID-19 y quién no.

  Ventajas:

  • Test muy rápido (resultados en 15 minutos), sencillo y económico
  • No requiere de maquinaria ni personal muy especializado
  • Puede usarse como test masivo en la población
  • Identifica aquellas personas inmunizadas frente al virus y a las susceptibles de contagiarse

Limitaciones:

  • No es útil en los primeros días de la infección
  • Su sensibilidad depende del estado de la infección: es elevada en fases finales (mayor al 90%) pero más baja durante la primera semana tras la exposición al virus
  • No determina si en el momento del test la persona está infectada

 

¿Qué test es el más efectivo?

Una vez conocemos las diferencias y aplicaciones de los diferentes test surge la duda, ¿cuál es el mejor? Los expertos apuntan que el mejor escenario para detectar y controlar la infección a nivel poblacional será aquel que permita conocer si una persona está infectada en el momento del test, pero también si ha quedado inmunizada después de pasar la infección. En este contexto, deberían combinarse el test de la PCR o antígeno junto con el test de anticuerpos, para así cubrir todas las fases de la infección (temprana y tardía) y diferenciar entre aquellos pacientes inmunizados de los que aún pueden contagiarse. Además, se estima que alrededor del 30% de la población que se infecta de SARS-CoV-2 no desarrolla síntomas, por lo que los expertos apuntan que estos test no deberían limitarse solamente a personas con cuadro clínico de infección respiratoria (tal y como determina actualmente el Ministerio de Sanidad en su Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2) y que la clave para superar esta pandemia recae, entre otros hechos, en testar masivamente a la población, con o sin síntomas. 




Solicita tu test aquí