Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
ADN Institut centro de genética

Diferencias entre pruebas y tests de detección de la Covid-19

09-11-2020
Diferencias entre pruebas y tests de detección de la Covid-19
Desde el inicio de la pandemia, los ciudadanos vamos aprendiendo cada vez más del tipo de pruebas que permite detectar y conocer nuestra situación ante la Covid-19, producida por el virus SARS-CoV-2. Ya no se limitan a las pruebas PCR o a los tests serológicos. Desde los últimos meses, el test de antígenos ha sido cada vez más presente.

El test de antígenos
detecta el virus de forma muy rápida. En 15 minutos es posible saber si el paciente es positivo en Covid-19. Estos tests han ido mejorando y serían ideales para hacer cribados masivos a la población, descongestionaría el sistema sanitario y permitiría tener un control mucho más exacto de la evolución del virus sobre la población. Las ventajas de estos test permiten incluso hacer la prueba en el domicilio de un caso sospechoso, con lo que se reduce el riesgo de contagio a otras personas.

Por otra parte la PCR, que corresponde a las siglas “Reacción en Cadena de la Polimerasa” en inglés, permite detectar el material genético de un virus. Cuando la prueba PCR no detecta ese material genético, podemos saber que la persona no está infectada. Si la detecta, está clara la infección. En cuanto al tiempo de análisis, una prueba PCR se puede obtener en varias horas, y depende de la saturación de los laboratorios, algunos días. Es por ello que en los casos de personas con síntomas se ha priorizado su análisis, por delante de los casos de contacto cercano.


Finalmente debemos tener en cuenta el test serológico, realizado mediante una gota o análisis de sangre. En este caso, se detectan los anticuerpos que ha producido nuestro cuerpo frente la infección de la Covid-19. La forma de detección tiene en cuenta los tipos de inmunoglobulinas (IgM e IgG), cuyo IgM puede ser positivo, y evidenciaría una infección reciente. En cambio, una IgG positiva indicaria que el paciente superó la infección en el pasado y habría generado inmunidad contra el virus. En el caso de presentar una IgM e IgG negativa, el ciudadano no habría estado en contacto con el virus. Uno de los riesgos de este test es que la persona se haya infectado muy recientemente y aún no se hayan generado anticuerpos contra la Covid-19. Por esta razón, estos test no se recomiendan para diagnosticar personas con infección activa, pero son muy efectivos para identificar infecciones ya resueltas o personas inmunizadas.



En ADN Institut creemos que la mejor opción es realitzar un test diagnóstico (PCR, LAMP o antígeno) cuando hay sospecha de contagio o cuando ya han aparecido síntomas y un test serológico a los 15 días de haberse infectado, para comprobar si hemos superado la infección y hemos generado inmunidad.

Pide cita para que te aconsejemos al respecto.