Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
ADN Institut centro de genética

Fertilidad femenina y menopausia precoz

09-04-2020
Fertilidad femenina y menopausia precoz
Actualmente el 17% de las parejas que buscan tener hijos presentan problemas para concebir. Entre las diferentes causas de infertilidad, alrededor de un 30% se deben a factores exclusivamente femeninos. Sabemos que la fertilidad femenina está estrechamente ligada a la edad de la mujer, pero, ¿sabemos el por qué? Te lo explicamos a continuación.

¿Cuántos óvulos tiene una mujer?

La reserva ovárica es el término que contabiliza el número de folículos primarios, es decir, de células precursoras de óvulos, del ovario de una mujer en un momento concreto. Así, la reserva ovárica de una niña al nacer está alrededor de los 2 millones de células. No obstante, gran parte de estas células mueren constantemente, del orden de 10.000 al mes, hasta la llegada de la pubertad, en la que quedan entre 300.000 y 400.000 células. Es en esta etapa cuando comienza el período de fertilidad de la mujer y en el que, mensualmente, una de estas células madura a óvulo y sale del ovario listo para ser fecundado. Es evidente, pues, que sólo un porcentaje muy pequeño de esta reserva ovárica inicial será válido para ser fecundado. Si tenemos en cuenta que la media de aparición de la menarquia, o primera menstruación, es a los 12 años y que la menopausia aparece a los 51 años, cada mujer dispone, en promedio, de 38 años de vida fértil en términos biológicos. Asumiendo 12 ciclos menstruales por año y contando ciclos regulares de unos 30 días, obtenemos alrededor de unos 468 óvulos maduros a lo largo de toda la vida fértil de una mujer.

¿Son todos los óvulos de buena calidad?

Durante el proceso mensual de maduración, los óvulos pasan por ciclos de división celular en que los cromosomas, que son las estructuras en que se ordena el ADN, se reparten de manera equitativa a las células resultantes. Es este uno de los puntos más críticos para definir que un óvulo es de buena o mala calidad. Así, a partir de los 30 años la probabilidad de que estas divisiones cromosómicas se realicen correctamente comienza a disminuir paulatinamente, con un descenso más marcado a partir de los 35 años. Este hecho tiene dos consecuencias importantes: la primera es que la fertilidad decrece a partir de los 35 años y la segunda es que la probabilidad de tener hijos afectados por enfermedades cromosómicas como el síndrome de Down aumenta. Es por ello, que en casos de embarazo en edades maternas avanzadas es recomendable realizarse un test prenatal para descartar este tipo de anomalías en el feto. Sin embargo, la maternidad en edades avanzadas es un fenómeno social cada vez más extendido y las mujeres tienen el primer hijo, de media, a los 31 años. De este modo, una mujer que decide buscar el embarazo a los 30 años tendrá alrededor de unos 60 óvulos óptimos antes de que el ovario empiece a producir, eventualmente, óvulos de menos calidad y hasta que finalmente deje de extraer óvulos al inicio de la menopausia.

 ¿Qué es la menopausia precoz?

La menopausia es un proceso biológico que se produce en la mujer alrededor de los 50 años de edad produciendo síntomas muy conocidos como sofocos, cambios de humor, insomnio e irritabilidad, entre otros. Este proceso deja de ser normal cuando aparece antes de los 40 años de edad, es entonces cuando lo conocemos bajo el término de menopausia precoz. A nivel médico esta condición se conoce con el nombre de insuficiencia ovárica primaria (IOP). Se considera que una mujer sufre IOP cuando manifiesta una interrupción de la menstruación de mínimo 4 meses, junto con alteraciones hormonales. De este modo, la reserva ovárica inicial de un mujer con IOP es considerablemente más baja, con lo que llegará a la treintena con producción de muy pocos óvulos de calidad.

Causas y consecuencias de la IOP

Se calcula que la IOP afecta aproximadamente un 1% de las mujeres menores de 40 años, a un 0,1% de las menores de 30 años y a un 0,01% de las menores de 20 años. Se trata de una condición heterogénea por lo que puede ser causada por varios factores, pero principalmente se debe a causas genéticas o idiopáticas (causa desconocida). Entre las otras causas posibles se encuentran: factores autoinmunes, toxicológicos como tratamiento de radio- y quimioterapia, infecciones víricas o enfermedades metabólicas.

Cuando los síntomas de la IOP se manifiestan, en general, la mujer que la padece ya tiene severos problemas de infertilidad. Su reserva ovárica es más baja que la habitual en su edad y sus óvulos son de peor calidad, lo que casi imposibilita conseguir el embarazo. En ADN Instituto ofrecemos varios test genéticos para el estudio del IOP, y de la fertilidad de la mujer en general. Como se trata de un trastorno que a menudo está causado por factores genéticos, puede ser hereditario así que el estudio está especialmente indicado para mujeres con historia familiar previa de menopausia precoz. Este tipo de estudios son muy importantes para poder hacer un diagnóstico precoz de la enfermedad y así poder disponer de soluciones a nivel de planificación familiar, como la congelación de óvulos o de embriones para utilizar en el futuro, o la reproducción mediante donación de óvulos.