Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar

Intolerancia a la lactosa

Descripción

La intolerancia a la lactosa es un déficit en la habilidad de digerir la lactosa, un tipo de azúcar presente en la leche y en otros productos lácteos. Esta intolerancia es debida a la insuficiencia de lactasa, una enzima producida en el intestino delgado imprescindible en el proceso de conversión de la lactosa en los monosacáridos glucosa y galactosa para su transporte a través del epitelio intestinal hacia la sangre. En muchas personas, y debido a la presencia de unas variantes genéticas, esta enzima se sintetiza a niveles normales durante los primeros dos años de vida (durante el período de lactancia) pero empieza a perder actividad hasta que cesa entre los 5 y los 10 años. A partir de este momento, la personsa será incapaz de digerir la lactosa y podrá padecer los síntomas típicos de la intolerancia después de la ingesta de productos lácteos: náuseas, diarrea, hinchazón, flatulencias y calambres estomacales.

¿A quién va dirigido?

- A personas con síntomas compatibles con intolerancia a la lactosa
- A familiares de pacientes con intolerancia a la lactosa
- A cualquier persona sana que quiera conocer su predisposición genética a padecer intolerancia a la lactosa


El precio es de 95€ y los resultados se entregan en 10 días.

¿Qué incluye el test?

El test de intolerancia a la lactosa analiza dos variantes genéticas del gen LCT, que codifica para la lactasa (la enzima encargada de digerir la lactosa en el intestino delgado). Estos cambios en el ADN son los responsables del 86-98% de los casos de intolerancia a la lactosa en Europa. Se trata de una prueba fácil y no invasiva, que se realiza una vez en la vida y que distingue entre una intolerancia primaria de una secundaria en la que el intestino es incapaz de absorber la lactosa a causa de otras condiciones como pueden ser la enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable o una simple gastroenteritis. En estos casos la retirada de la lactosa en la dieta como tratamiento tiene que ser temporal hasta que el intestino recupere la capacidad de digerir la lactosa. Solamente con el estudio genetico se pueden diferenciar las dos condiciones.

Solicita información

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en atencio@adninstitut.com. Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad