Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar

Intolerancias alimentarias

Descripción

El test de intolerancias alimentarias engloba el análisis de 3 de las intolerancias más comunes. La primera de éstas es la intolerancia a la lactosa, o también conocida como hipolactasia primaria, que afecta entre el 65-70% de la población mundial. Los individuos que padecen esta condición presentan una malabsorción de la lactosa. Esto se debe a la presencia de variantes genéticas cerca del gen LCT, el cual codifica para la enzima lactasa (responsable de digerir la lactosa). La aparición de esta malabsorción es muy variable entre individuos afectados y puede empezar a partir del primer año de vida hasta la adolescencia. Existen diferentes pruebas con el fin de poder diagnosticar la condición, aunque el test genético es el único capaz de discernir entre individuos que padecen una hipolactasia primaria de una secundaria. En esta última, se sufre una malabsorción a la lactosa transitoria debida al deterioro de las vellosidades del intestino delgado causado por otras afecciones como pueden ser otro tipo de intolerancias alimentarias o enfermedades digestivas inflamatorias.

La segunda condición estudiada en este test es la enfermedad celíaca, en la que el individuo afectado presenta una atrofia de las vellosidades del intestino delgado causado por la ingesta de gluten. Se calcula que la celiaquía afecta entre el 1 y el 2% de la población y las personas que padecen este trastorno autoinmune crónico suelen manifestar diversos síntomas como vómitos, diarreas crónicas o dolor de estómago. A menudo, los niños sin diagnosticar son los que manifiestan los síntomas más graves, principalmente causados por la incapacidad de absorber otros nutrientes por el deterioro de las vellosidades intestinales. El fuerte componente genético que presenta la celiaquía hace que el test genético, mediante el análisis de las variantes DQ2 y DQ8, resulte clave para ayudar en el diagnóstico de los afectados.

Finalmente, el test también incluye el análisis del gen ALDOB, el cual sintetiza para la enzima aldolasa b (responsable del metabolismo de la fructosa). La intolerancia hereditaria a la fructosa se caracteriza por la incapacidad de metabolizar correctamente la fructosa y otros azúcares relacionados como la sacarosa y el sorbitol causando dolor abdominal, vómitos o hipoglucemia, entre otros síntomas. La ingesta prolongada de estos azúcares, especialmente en niños, puede conducir a presentar problemas de salud más graves como retraso en el crecimiento o lesiones severas en el riñón o el hígado. En este sentido el test genético es una herramienta fundamental con el fin de poder diagnosticar esta condición.

¿A quién va dirigido?

  • A personas con síntomas compatibles con intolerancia a la lactosa, a la fructosa o celiaquía
  • A familiares de pacientes con intolerancia a la lactosa, a la fructosa o celiaquía
  • A cualquier persona sana con interés a conocer su predisposición genética a padecer intolerancia a la lactosa, fructosa y celiaquía

El precio es de 285€ y los resultados se entregan en 10 días.

¿Qué incluye el test?

  • El estudio de dos variantes cercanas al gen LCT y responsables de la malabsorción a la lactosa
  • El estudio de las variantes de riesgo de celiaquía DQ2 y DQ8
  • El análisis de 12 variantes diferentes en el gen ALDOB y que son responsables del 90% de los casos de intolerancia a la fructosa

Solicita información

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en atencio@adninstitut.com. Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad